(EFE).- Miembros de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos y las Fuerzas Unidas de Rápida Acción de la Policía de Puerto Rico (FURA, en inglés) incautaron 155 Kilos (343 libras) de cocaína en Cabo Rojo, municipio de la costa suroeste de Puerto Rico, y detuvieron a un dominicano en una operación contra el narcotráfico.

La Patrulla Fronteriza informó este martes a través de un comunicado de que el valor estimado de la cocaína incautada en el mercado negro es de 4,6 millones de dólares.

El comunicado detalla que el pasado 12 de julio agentes de la Patrulla Fronteriza de Ramey y oficiales de Policía de Puerto Rico actuaron en una operación contra el contrabando marítimo en Cabo Rojo.

Los agentes arrestaron a un hombre de República Dominicana e incautaron siete fardos que contenían 136 ladrillos de cocaína.

La Agencia de Investigaciones de Seguridad Nacional y Control de Drogas asumió la custodia del detenido y el contrabando.

En otra operación llevada a cabo el 5 de mayo, la Patrulla Fronteriza y el Negociado de la Policía de Puerto Rico interceptaron una embarcación en la que cuatro hombres de República Dominicana transportaban 209 Kilos (462 libras) de cocaína también en Cabo Rojo con un valor estimado en el mercado negro de 6,2 millones de dólares.

Agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional asumieron la custodia del indocumentado y el contrabando para su investigación y procesamiento.

El Sector Ramey es uno de los veintiún sectores repartidos por todo Estados Unidos de la Patrulla Fronteriza.

Abarca los territorios de Estados Unidos de Puerto Rico y las Islas Vírgenes, además de ser el único sector de la Patrulla Fronteriza ubicado fuera de EE.UU. continental.

Toda la zona fronteriza del sector está formada por costas y su área de responsabilidad está formada por unas 6.000 millas cuadradas de tierra y agua.