Home Primera Plana Ofensiva para que Ciudad y Estado cumplan con vales a neoyorquinos ahorcados por altas rentas y desamparo

Ofensiva para que Ciudad y Estado cumplan con vales a neoyorquinos ahorcados por altas rentas y desamparo

by Redacción Generación Y
175 views

Tras la negativa de la Administración Adams de extender el programa CityFHEPS para subsidiar arriendos, aprobado por el Concejo Municipal el año pasado, y duras críticas a la Gobernadora Hochul ante la falta de planes efectivos de ayuda de vivienda, con demandas legales y movilizaciones, urgen piden a la Ciudad y a Albany a invertir en cupones de alivio de alquileres

Una de las prioridades a las que se comprometió el alcalde Eric Adams al asumir el Gobierno local era que ningún neoyorquino pagara más del 30% de sus ingresos en arriendos, al igual que luchar contra el desamparo. Y aunque el mandatario ha defendido su labor en la creación de más viviendas asequibles, sigue negándose a implementar plenamente la expansión de vales de subsidio de rentas, conocidos como CityFHEPS, aprobada en mayo del año pasado por el Concejo Municipal, por lo que desde diferentes sectores ha aumentado la ofensiva para que el Adams cumpla con la ley, que ayudaría a miles de familias y personas solas, de bajos y medianos recursos, a cubrir los costos de sus alquileres y tener techo.

La organización Legal Aid Society interpuso el miércoles pasado una demanda en los tribunales para obligar a la Administración Adams a implementar en toda su extensión las leyes de reforma y expansión de los vales CityFHEPS, que actualmente benefician a unas 36,000 familias. La ampliación del acceso a dichos cupones es la esperanza que guardan inquilinos como Carolina Tejeda para no terminar aumentando los números de desamparados, que debido en buena parte a la crisis de nuevos migrantes, sobrepasa los 100,000 en albergues y hoteles de emergencia.

“Carolina Tejera es una madre soltera que vive en El Bronx con su hija de 11 años. En 2011, sufrió lesiones devastadoras en un accidente automovilístico, pero continuó trabajando hasta aproximadamente 2019, cuando se vio obligada a dejar de trabajar debido al empeoramiento de sus problemas de salud. En octubre pasado, el casero de la Señora Tejeda la demandó por falta de pago, buscando desalojarla. La Señora Tejeda no califica para vales CityFHEPS debido a los estrictos criterios de la Ciudad y enfrenta un desalojo inminente. Ella y su hija no tienen adónde ir y se verán obligadas a ingresar al sistema de refugios por primera vez en sus vidas”, aseguró Legal Aid sobre una de las demandantes. “Si la ley se implementara la señora Tejera podría permanecer en su apartamento”.

Las nuevas leyes de los vales, que Adams vetó y a las que el Concejo dio vía libre, yéndose por encima del burgomaestre con amplísima mayoría, permitite a los titulares de vales alquilar apartamentos por el monto total del cupón sin tener que deducir primero los gastos de servicios públicos, colocando a las familias de CityFHEPS a la par con los titulares de ayuda de Sección 8. Asimismo aumenta la elegibilidad de ingresos del 200% de la línea de pobreza al 50% del ingreso medio del área, amplía la elegibilidad para CityFHEPS a cualquier hogar con ingresos elegibles en riesgo de desalojo, e impide a la Ciudad basar la elegibilidad en la situación laboral, es decir que neoyorquinos con empleo, pero ahorcados con los altos costos de renta, podrían calificar. Los cambios deberían haber comenzado a implementarse el pasado 9 de enero.

Legal Aid Society advirtió que los Estatutos de la Ciudad de Nueva York exigen que las agencias de la Ciudad hagan cumplir e implementen todas las medidas promulgadas como leyes, incluidas aquellas promulgadas mediante una anulación del Concejo al veto del Alcalde, al igual que subrayó que la ley estatal permite a las partes demandar a las localidades cuando los funcionarios del gobierno “no han cumplido con un deber que impone la ley”.

“La negativa de la Administración Adams a implementar la ley es inaceptable, y la Ciudad debe tomar medidas inmediatas para garantizar que los miles de neoyorquinos que están sin hogar o al borde de quedarse sin hogar y que ahora son elegibles para CityFHEPS puedan obtener acceso seguro y a largo plazo a vivienda asequible y d elargo plazo”, dijo Robert Desir, abogado de la Unidad de Reforma del Derecho Civil de Legal Aid Society. “Esperamos luchar en nombre de nuestros clientes y de todos los neoyorquinos que enfrentan inestabilidad inmobiliaria y que podrían beneficiarse de estas leyes”.

 Milton Pérez, líder de la unión de desamparados de la organización VOCAL-NY, recalcó que en un punto en el que hay ya más de 100,000 neoyorquinos sin hogar en la ciudad, urgen soluciones permanentes, que en buena parte ofrece la expansión de los vales CityFHEPS.

“Debemos seguir centrados en luchar por soluciones para los necesitados. Es una pena que debamos dedicar mucho tiempo y energía a luchar para implementar el paquete CityFHEPS cuando ya se ha establecido su impacto positivo”, dijo el líder latino. “Debemos centrarnos en el próximo conjunto de reformas críticas, como identificar y aplicar correcciones adicionales a CityFHEPS enfocadas en acelerar la colocación de viviendas, mejorar el proceso de solicitud, garantizar pagos de alquiler oportunos y poner fin a la discriminación en las fuentes de ingresos”.

La concejal hispana Pierina Sánchez, presidenta del Comité de Vivienda del Concejo Municipal y promotora de las leyes de ampliación de los vales de renta, pidió al Alcalde que deje de hacerse de oídos sordos y comience a implementar los cambios en los cupones de subsidio a la renta, pues crecientes desalojos, cifras récord de personas sin hogar e inasequibilidad de la vivienda siguen empeorando.

“La encuesta más reciente sobre disponibilidad de viviendas destaca la tasa de desocupación más baja registrada desde la década de 1960, y muestra que casi el 90 por ciento de los neoyorquinos de bajos ingresos están gravemente agobiados por el alquiler y que las personas de color de bajos ingresos están abandonando nuestra ciudad en cantidades récord”, señaló la política de El Bronx.

“Al trazar el camino a seguir, no podemos elegir intervenciones. Debemos aumentar la oferta de viviendas para dar cabida al crecimiento necesario de la ciudad, invertir en mejoras de edificios para que nuestros edificios no se caigan y aumentar la capacidad de los neoyorquinos de pagar nuestras viviendas para que podamos quedarnos y contribuir a la vitalidad de nuestra ciudad”, dijo la concejal. “Por lo tanto, la expansión de los vales de vivienda para que más neoyorquinos puedan pagar sus viviendas y evitar los desalojos, es un componente crítico para resolver la crisis de vivienda”.

La concejal Diana Ayala, quien reveló haber recurrido a servicios de ayuda y subsidios, advirtió que los vales CityFHEPS crean un camino real para que las personas salgan de los refugios, al tiempo que ayudan a los residentes en riesgo de desalojo a permanecer en sus hogares en lugar de quedarse sin hogar, por lo que instó a la Administración Adams a no darle más largas al asunto.

“Como madre soltera hace casi tres décadas, la asistencia para el alquiler fue mi boleto hacia la seguridad y la estabilidad. Los neoyorquinos de hoy merecen el mismo apoyo que me ayudó a ser autosuficiente y a acceder a oportunidades”, dijo la política hispana de Manhattan. “Con tasas de personas sin hogar y desalojos en nuestra ciudad extremadamente altas, debemos utilizar todas las herramientas a nuestra disposición para garantizar que los neoyorquinos puedan acceder a viviendas permanentes y estables. Como salvavidas para los neoyorquinos, es imperativo que la Administración y las agencias de la ciudad implementen con éxito el programa CityFHEPS”.

Zaqanah Stevens, miembro de la Coalición para la Defensa de Jóvenes desamparados, mencionó que la falta de vivienda no puede seguir siendo un problema sin respuesta y arremetió contra el mandatario local por frenar la implementación de la ampliación de los vales de subsidio de renta.

“El Alcalde declara periódicamente cuánto se preocupa por los jóvenes de esta ciudad, y estas leyes ponen a prueba esas declaraciones de preocupación, una prueba que el Alcalde no está”, afirmó el joven. “La negativa del alcalde Adams a implementar estas leyes, que finalmente brindarán a los jóvenes de los programas DYCD Runaway y Homeless Youth acceso a vales CityFHEPS, es otro ejemplo más en una larga historia de nuestra ciudad fallando a los jóvenes sin hogar. Los jóvenes necesitan y merecen una vivienda, y necesitan un líder que realmente ‘haga las cosas’ por ellos, no solo hable de ellos”.

Y a pesar de seguir afirmando que está comprometido para hacer frente al problema del desamparo y mantener a familias en sus hogares, ante el clamor desde diferentes sectores para que cumpla la ley y las acciones legales que se han tomado, el alcalde defiende su postura. Adams aduce que la Ciudad no cuenta con los recursos necesarios para la ampliación de los vales de subsidio de rentas, que según datos de la Oficina Independiente del Presupuesto, podrían costarle a la Administración Municipal entre $3,000 y $36,000 millones durante los próximos cinco años, al tiempo que la Ciudad asegura que tampoco hay apartamentos de bajo costo disponibles para usar esos cupones.

Kayla Mamelak, vocera de la Alcaldía, dijo que expandir los vales de renta costaría alrededor de $17,000 millones y que actualmente más de 10,000 neoyorquinos tienen un vale pero no pueden encontrar vivienda. El año pasado se estima que la Ciudad gastó casi $500 millones en el programa, casi el doble de lo que gastó en 2021.

Pero la ofensiva para que los cupones se amplíen no solo se está dando en los tribunales y en manifestaciones en la Gran Manzana, sino que también tiene como terreno de juego al Estado, donde se oyeron voces a favor de los programas de subsidio de alquileres en una audiencia celebrada por la Legislatura estatal para discutir la propuesta de vivienda de la Gobernadora Hochul y los planes para construir más unidades en todo el estado.

Defensores del programa de cupones de vivienda no solo ponen en duda la voluntad del Alcalde de querer hacer cumplir la ley sino que aseguran que moverse a ampliar los cupones de renta le saldría incluso más barato a la Administración Municipal y Estatal promover apartamentos permanentes a quienes no pueden costear una renta completa.

Neoyorquinos se ven obligados a rentar espacios en sus apartamentos porque no tienen como pagar las rentas completas. Foto Edwin Martinez

“Insto a nuestros líderes en Albany y la Alcaldía a adoptar programas humanos y rentables que permitan a todos los neoyorquinos salir de los refugios y vivir en sus propios hogares, como el Programa de Vales de Acceso a la Vivienda (HAVP, por sus siglas en inglés) y la ampliación de la elegibilidad para CityFHEPS, especialmente para los no ciudadanos”, dijo Christine Quinn, presidenta y directora ejecutiva de Win, el mayor proveedor de refugio y servicios de apoyo para familias sin hogar con niños en la Gran Manzana. “Los vales han demostrado, una y otra vez, ser una de las herramientas más efectivas para ayudar a las familias a salir del refugio, y al mismo tiempo cuestan menos que los refugios para personas sin hogar o los hoteles de emergencia”.

Datos de las organizaciones defensoras de los vales señalan que con mayor acceso a cupones CityFHEPS se podrían ahorrar $3,000 millones al año, tan solo con los recién llegados, reduciendo el costo nocturno del alojamiento a $50 a $70 por noche y no los actuales $394 que la Ciudad paga por las habitaciones de hoteles de emergencia.

La ciudad de Nueva York podría ahorrar $730 millones y ayudar a 92,000 de nuestros vecinos a evitar quedarse sin hogar y buscar refugio si la Administración Adams implementara plenamente las reformas CityFHEPS aprobadas por el Concejo Municipal la primavera pasada. En otras palabras, promulgar estos proyectos de ley no es sólo una política inteligente: es lo correcto”, agregó Quinn.

El Programa de Mejora de Vivienda Comunitaria (CHIP) mostró su apoyo a las propuestas de la mandataria, pero señaló que cualquier plan de vivienda debe incluir acciones legislativas para preservar las viviendas asequibles existentes, especialmente el millón de unidades bajo alquileres estabilizados.
“Estamos viendo los efectos devastadores que tienen las políticas de vivienda actuales en la oferta de apartamentos disponibles aquí en la ciudad de Nueva York y necesitamos hacer cambios de inmediato para detener la pobreza y comenzar a arreglar el sistema”, dijo Jay Martin, director de la organización CHIP. “La Legislatura debe tomar medidas audaces en esta sesión. Pueden restaurar decenas de miles de apartamentos con alquiler estabilizado que están vacíos y garantizar que estén dentro de los niveles de alquiler accesibles para los titulares de vales, sin costarles un solo centavo a los contribuyentes ni aumentar los alquileres de los inquilinos existentes. Sólo necesitan actuar ahora”.

Cea Weaver, coordinadora de campaña de la organización Justicia en la Vivienda para Todos, señaló que mientras inquilinos y los neoyorquinos sin hogar constituyen la mitad de la población de Nueva York, la Gobernadora Hochul sigue promoviendo propuestas presupuestarias que los dejan relegados y que solo benefician a los dueños de la industria inmobiliaria.

“Los líderes estatales no pueden permitir que los inversores inmobiliarios ultraricos dicten nuestras políticas de vivienda mientras miles de neoyorquinos se quedan sin una vivienda estable. Mientras los legisladores consideran aprobar un paquete de vivienda en el presupuesto de este año, es imperativo que el paquete incluya desalojos universales por buena causa, sin excepciones, el Programa de Vales de Acceso a la Vivienda, la Ley de Oportunidad de Compra para Inquilinos, fondos para preservar la vivienda pública, y la Autoridad de Desarrollo de Vivienda Social”, dijo la activista.

“Si queremos tener un estado donde los neoyorquinos comunes y corrientes puedan vivir y prosperar, los legisladores deben dejar de otorgar exenciones fiscales costosas e ineficientes a los desarrolladores para que construyan viviendas que los neoyorquinos apenas pueden pagar y en cambio, es hora de hacer que la industria de bienes raíces pague lo que debe, aumentando los impuestos a los ultrar ricos, para que podamos usar fondos públicos para invertir en viviendas para familias trabajadoras”, agregó la líder comunitaria.

Info – Diario New York

Publicaciones Relacionadas

Deja un comentario

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial